Cuestionarse el cómo evaluamos, cambiar la forma de evaluar y experimentar con nuevas herramientas de evaluación son para muchos el primer paso para el cambio educativo.

El acto de aprender no conlleva simplemente aprobar exámenes, provocando la exclusión del alumnado con distintas necesidades y/o capacidades. Existen otras estrategias que permiten entender los procesos y conocimientos del alumnado de una forma más significativa. Hay muchas maneras de que los estudiantes demuestren lo que saben, por ello, tenemos que implementar nuevas técnicas en el aula para evaluar los procesos de aprendizajes reales de nuestros alumnos y alumnas.

“Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil” Albert Einstein.

Desde el servicio de apoyo a la inclusión queremos compartir con vosotros/as una infografía donde se reflejan diferentes tipos de evaluaciones fáciles, rápidas y motivadoras.

A continuación, os mostramos como el CEIP Maestro José Fuentes, centro con el que colaboramos, ya ha comenzado a utilizar dichas evaluaciones.

Estas evaluaciones forman parte del proceso de aprendizaje, y es el propio alumnado el que decide si ha logrado o no los objetivos expuestos. Por ello, lo estamos utilizamos antes de finalizar un temario y es útil para cualquier asignatura. Cómo resultado de esto, los alumnos/as se ven más comprometidos y motivados, adquiriendo conocimientos y fomentando sus progresos.

¿Y tú, te animas a utilizarlo en tu centro?